Lograron salvar a un bebé que nació “casi” sin sangre.

Oliver Morgan, un niño británico, nació prácticamente sin sangre por una enfermedad llamada Vasa Previa. Tal como destacan medios de ese país, los médicos lograron salvarlo mediante un masaje cardíaco, oxígeno y transfusión.

El momento del parto fue complicado: primero pensaron que Oliver había nacido muerto, pero 25 minutos después lograron encontrar el latido de su corazón.

La difusión del caso se realizó ahora que el pequeño tiene poco más de un año y su salud es estable. La madre recuerda con dolor que el “nacimiento  fue tan traumático que no he sido capaz de contar su historia hasta ahora”.

“Él nació muerto, sin sangre en su cuerpo, pero ahora está sentado aquí. Los médicos literalmente lo devolvieron a la vida y nunca voy a ser capaz de agradecerles lo suficiente por este maravilloso regalo”, reconoció emocionada.

Según explicaron, el bebé fue víctima de una rara enfermedad que se da cuando los vasos sanguíneos fetales de la placenta -o del cordón umbilical- cruzan la entrada hacia el canal uterino, por debajo del niño y va perdiendo, así, cada gota de su sangre. Es una enfermedad extraña, ocurre en 1 de cada 2.500 o 3.000 nacimientos, con un promedio de mortandad fetal de hasta 95 por ciento si no se diagnostica antes del parto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s